sábado, 9 de diciembre de 2017

Letra 548, 10 de diciembre de 2017

URSULA WEYDA (1504-1565)
100 Personajes de la Reforma Protestante.  México, CUPSA, 2017.

Resultado de imagen para ursula weydaA la muy temprana edad de 20 años, respondió un panfleto de Pegau en donde acusaba a Lutero de promover el caos y el desorden. En su panfleto de respuesta que alcanzó gran popularidad (Contra el poco cristiano y difamatorio trabajo del abad de Pegau, 1524), discutió “la naturaleza de la palabra divina y de la iglesia y en la que se pronunció contra el celibato clerical y a favor del matrimonio en general y del de los sacerdotes en particular”. Ni siquiera Lutero se salvó de la crítica de esta mujer audaz y elocuente. Esposa de un recolector de impuestos en Eisenberg, en el mismo documento desafió al clero católico al subrayar la autoridad de la Biblia con palabras fuertes: “Usted es un estúpido e ignorante abad [...] Usted sabe menos acerca de la Escritura que una vaca sobre el baile [...] Sólo la Palabra de Dios es importante, pero los monjes y sacerdotes no saben nada de esto. Usan mentiras que la falsa y diabólica iglesia papal les dice”. Sus palabras proféticas acerca de las arbitrarias distinciones de clase social fueron contundentes: “Ustedes que poseen tantos ingresos por interés, rentas, campos y prados, por lo que les correspondería leer con esmero la Escritura, y con eso predicarles y servirles a otros. Siendo útiles”.
El abad había acusado a Lutero y a sus seguidores en un escrito de ser responsable del declive general en el país, de la decadencia de claustros e iglesias y sostenía que provocaban revoluciones y el desprecio del derecho y el orden. Úrsula respondió a este escrito con un folleto teológico-ético, en el que se ocupó de la naturaleza de la palabra piadosa y de la iglesia y en la que tomó posición sobre el celibato y el matrimonio. Apelando a las cartas a los Corintios y a otros textos, rebatió el argumento del silencio de las mujeres en la iglesia: “Si a todas las mujeres se les prohíbe hablar, ¿cómo podrán profetizar las hijas tal como dice el profeta Joel? Aunque San Pablo prohibió que las mujeres predicasen en las iglesias y las instruyó a obedecer a sus maridos, ¿y si las iglesias estaban llenas de mentirosos?”.
_________________________

UNA NUEVA FE PARA UNA NUEVA ÉPOCA: LAS 95 TESIS (XV)
Marco Antonio Coronel Ramos
Universidad de Valencia, 2017

Resultado de imagen para 95 tesis84. Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de Dios y del Papa, según la cual conceden al impío y enemigo de Dios, por medio del dinero, redimir un alma pía y amiga de Dios, y porque no la redimen más bien, a causa de la necesidad, por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y amada?
85. Del mismo modo: ¿Por qué los cánones penitenciales que de hecho y por el desuso desde hace tiempo están abrogados y muertos como tales, se satisfacen no obstante hasta hoy por la concesión de indulgencias, como si estuviesen en plena vigencia?
86. Del mismo modo: ¿Por qué el Papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?
87. Del mismo modo: ¿Qué es lo que remite el Papa y qué participación concede a los que por una perfecta contrición tienen ya derecho a una remisión y participación plenarias?
88. Del mismo modo: ¿Que bien mayor podría hacerse a la iglesia si el Papa, como lo hace ahora una vez, concediese estas remisiones y participaciones cien veces por día a cualquiera de los creyentes?
89. Dado que el Papa, por medio de sus indulgencias, busca más la salvación de las almas que el dinero, ¿por qué suspende las cartas e indulgencias ya anteriormente concedidas, si son igualmente eficaces?
90. Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza, sin desvirtuarlos con razones, significa exponer a la Iglesia y al Papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los cristianos.
________________________________________

LA TEOLOGÍA DE LA CRUZ
Lutero no se detiene en quejas ni siquiera en la propuesta de que se ofrezcan indulgencias respetando la intención del papa. El reformador da un paso más allá y ofrece, en la conclusión de sus tesis (T92-95), una formulación de su teología de la cruz que, por escueta, no es menos nítida. Esta conclusión supone el último fogonazo del deseo de verdad que le inspiró la redacción de esta obra maestra de la logística religiosa. La primera formulación de esa teología de la cruz es la contraposición entre los profetas que proponen al pueblo paz (T92) y los que le proponen cruz (T93). Esta contradicción recuerda al profeta Ezequiel: «Porque han extraviado a mi pueblo diciendo “¡Paz!” y no había paz, y mientras mi pueblo construía un muro ellos lo recubrían de revoque. Por eso diles a los que ponen el revoque: “¡No resistirá! Vendrá una lluvia torrencial, caerá abundante granizo, se desencadenará un viento huracanado» (Ez 13.10s). Poco después Ezequiel habla de profetas que profetizan una paz inexistente (Ez 13.16).
Esa paz será para Lutero algo ficticio, porque su único objetivo es tranquilizar las conciencias, que deberían estar en guardia como las cinco vírgenes sensatas de la parábola evangélica (Mt 25.1-13). Esa paz testimonia y sanciona que se odie el bien y se estime el mal (Miq 3.2), y de ahí que se diga de los falsos profetas: «Esto dice el Señor | contra los profetas que extravían a mi pueblo: | ‘¿Tienen algo entre los dientes?, | gritan paz; | a quien no les pone algo en la boca, | les declaran la guerra’» (Miq 3.5). Esa noción luterana de la paz probablemente se remite al Jesús que afirma que «no he venido a sembrar paz, sino espada», apostillando que “El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no carga con su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí, la encontrará” (Mt 10.34-39). Desde esta perspectiva la paz es la tranquilidad y la estabilidad que permite al hombre vivir sosegado.
___________________________________________

ADVIENTO: CONVERSIÓN, LIBERACIÓN INTEGRAL, ESPERANZA Y ORACIÓN HACIA EL "NACIMIENTO"
Eugenio Pizarro Poblete

Resultado de imagen para advientoEstamos dando inicio al tiempo litúrgico de Adviento. Es un tiempo rico para nuestra vida de cristianos; para nuestra vida personal y social; para nuestra vida interior y exterior. Adviento es de liturgia, de vida y de "esperanza". Y no es una esperanza cualquiera: esperamos al que es la razón de nuestra existencia: "Por quien vivimos, nos movemos, existimos y morimos".
Sí, el Señor está a la puerta nuestra; de nuestra puerta personal y social. Jesús quiere entrar y habitar en nosotros y en el mundo “todo y en todos”; en “todo el hombre y en todos los hombres”. Por es, esperamos a Jesús, en este Adviento y abrimos nuestra vida a Él, para que este año venga, nazca y tenga “un lugar en la posada", y a través de nosotros, Jesús quiere nacer para el hombre y para el mundo “todo y en todos”. Jesús quiere venir a salvar y no a condenar.
La misión evangelizadora encomendada por Jesús a sus discípulos, hombres y mujeres de Iglesia, debe ser de liberación integral, tanto del pecado personal como del pecado social. Es una Evangelización profética de "anuncio", de "denuncia" y de "convocación".
Por eso, el Adviento que predicamos tiene esas características. El Jesús que esperamos en este Adviento, preparándonos para su Nacimiento, viene a cada uno de nosotros para liberarnos y salvarnos del pecado personal y social; por eso este escrito pretende ser un llamado a la conversión del pecado y del pecado social.
__________________________________

MARÍA, MADRE EN CIRCUNSTANCIAS DIFÍCILES
Margot Kässmann

Dios mismo viene al mundo, de lo que se trata es de confiar en su acción y, en definitiva, de creer en él; y esto se puede describir con la expresión “nacimiento virginal”. Por eso justamente puedo yo pronunciar de buen grado las palabras sobre María al recitar el Credo. Esto no tiene nada que ver con la preocupación obsesiva que manifiestan algunas culturas por la virginidad corporal.
Por la situación que ella misma vivió, María puede ser un consuelo para aquellas madres que tienen un hijo en circunstancias sociales especialmente complicadas. En las sociedades occidentales ha dejado de ser un drama el hecho de que una mujer se quede embarazada sin estar casada. Y es también positivo el que los hijos no se vean ya afectados por el oprobio que en otro tiempo conllevaba el nacimiento extramatrimonial.
En cualquier caso, para las mujeres representa un enorme alivio y un estímulo que alguien les diga: «¡Nos alegramos por ti!». En lugar de: “¡Te despreciamos, y te vamos a apartar de nuestro lado!”. ¡Cuántas humillaciones y amargas experiencias tienen que soportar las mujeres embarazadas fuera del matrimonio! ¡Qué burlas han tenido que aguantar algunos niños porque sus progenitores no estaban casados! ¡Cuántos embarazos se han visto interrumpidos prematuramente para evitar la angustia que generan esas situaciones mal comprendidas o fanáticamente rechazadas por el entorno social de la mujer embarazada! Por desgracia, en muchos países de la Tierra estas situaciones conflictivas siguen plenamente vigentes.
De todos modos, incluso actualmente en los países occidentales, a las mujeres les resulta difícil seguir su propio camino si no tienen a su lado al padre del hijo que van a dar a luz. En estos casos, la mujer se ve obligada a hacer girar toda su vida alrededor del niño y no puede estar segura de que el hombre con quien vivía, a quien ella tal vez ama, y que en cualquier caso es el padre de su hijo, la apoye en su nueva situación. Es lo que ahora se denomina entre los jóvenes «criar en solitario». Y aunque se trata de una situación que muchos califican ya de normal, los problemas no han desaparecido. En nuestro país, ser una madre que “cría en solitario” a su hijo sigue representando un riesgo de pobreza. Comprobar que ella no puede dar a su hijo lo que otros progenitores dan a los suyos tiene que ser una experiencia muy amarga para cualquier madre. La alegría de un embarazo se vuelve difícil cuando el padre del niño, o el entorno o la familia, no apoyan a la futura madre. Criar a un hijo sin disponer de suficientes medios económicos es un agobio permanente.

Actividades

OREMOS POR EL NUEVO PROYECTO DE LA IGLESIA PARA 2018
____________________________________________

Proyecto Nehemías 2.18
Reconstrucción y reforma permanente de la
Iglesia Ammi-shadday

Texto lema
Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien.
Nehemías 2:18b, RVR 1960

MISIÓN

Somos una comunidad cristiana, presbiteriana, reformada, que adora, sirve y proclama al Dios único y verdadero, Padre, Hijo y Espíritu Santo. En ella se reúnen personas de todas las edades y condiciones para celebrar agradecida, gozosa y conscientemente, el amor divino revelado en Jesucristo que ofrecemos en el afecto fraterno a todas las personas que buscan el consuelo de Dios y el calor de la comunidad humana.

VISIÓN

Ser una comunidad que marque pautas y se identifique como una presencia reformada eclesiástica y teológica dentro de nuestro entorno, que en 5 años cuente con una membresía comprometida y activa que crezca y se renueve continuamente.


 _______________________________________

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

16 – Cena de Navidad
17 –Tercer Domingo de Adviento
24 – Culto de Navidad

31 – Culto de fin de año

"Conocer el amor de Dios superior a todo conocimiento" en su humanidad asumida integralmente, L. Cervantes-O.


10 de diciembre de 2017

Ustedes pueden saber que una persona tiene el Espíritu de Dios, si reconoce que Jesucristo vino al mundo como verdadero hombre ().
I Juan 4.2, Traducción en Lenguaje Actual

Amor de Dios y encarnación efectiva en el mundo
Muy pronto en los inicios de la fe cristiana empezaron a surgir grupos disidentes con doctrinas un tanto diferenciadas que amenazaron con tergiversar profundamente las bases mismas del movimiento original de Jesús de Nazaret y de sus derivaciones posteriores. Los judaizantes a los que alude la carta a los gálatas, los gnósticos ya combatidos por san Pablo (I Tim 2.5-6) y, particularmente, aquellos que negaban que la encarnación del Hijo de Dios había sido una realidad completa (II Jn 1.7), eran algunos de ellos. Los llamados ebionitas rechazaban la preexistencia de Cristo, es decir, su naturaleza divina. Ante tales peligros ideológicos, algunos autores del Nuevo Testamento, reaccionaron diversos grados de preocupación. Quizá el más duro fue quien escribió las tres cartas de Juan, quien en la primera de ellas llama a un fuerte “discernimiento de espíritu” (4.1a) y a estar atentos a la presencia de “falsos maestros” (4.1b), de “anticristos”, que hablan el lenguaje del mundo. Exhorta a que los creyentes en Cristo no les presten atención. Se trataba de corrientes gnósticas (basadas en la gnosis, una especie de conocimiento superior, alternativo e indiscutible) que negaban la humanidad de Cristo y el valor de su sacrificio en la cruz. El autor afirma “que Jesús crucificado, y no solamente el Jesús glorioso, es parte esencial del mensaje cristiano” (Biblia de Nuestro Pueblo).

El pasaje exhorta a aplicar un criterio de juicio radical hacia esos grupos cuya tendencia consistía en negar la encarnación completa y efectiva del Hijo de Dios: practicar esa negación es no poseer el Espíritu de Dios (4.2), en consonancia directa con las enseñanzas de Jesús en el Cuarto Evangelio acerca del Espíritu prometido por él. Se trató de un verdadero conflicto ideológico y teológico en el que convivieron diversas cristologías.[1] Aceptar con convicción el esfuerzo de amor realizado por Dios al hacerse ser humano planteaba un reconocimiento profundo de la gran inversión ontológica llevada a cabo por la divinidad para salvar a la humanidad. Por el contrario, negar esa extraordinaria acción divina es la muestra más clara de que se es contrario a los planes y proyectos de Dios, un verdadero “anti-Cristo” (4.3a). El tono con que el apóstol subraya este hecho apunta hacia las profecías que conocían los creyentes al respecto, pues ellos ya estaban advertidos de esta presencia perniciosa para la fe (4.3b).

Dios asumió la humanidad integralmente
Dios, en Jesús de Nazaret, asumió la humanidad de manera íntegra y definitiva. Ésa es una afirmación genuinamente ortodoxa pero, por causa, precisamente de su radicalidad paradójica. El docetismo consideraba la encarnación un acontecimiento indigno y escandaloso, y sugería que Jesús solamente habría fingido ser una persona humana. No se trató de un fingimiento sino de una transformación profunda en el interior de la trinidad divina. “Es posible que se trate en este caso de creyentes de la comunidad joánica que comprendieron la Encarnación de Cristo como ‘manifestación de su gloria’ (ver Jn 1.14b; 2.11), de acuerdo con una particular visión, al modo de los hombres divinos que se conocían en el Asia Menor. Esta cristología se puede vincular también a grupos joánicos que defendían una cristología del profeta escatológico según el modelo de 11QMelquisedec, en donde el profeta escatológico es descrito como un ángel, enviado celeste que realiza el juicio sobre el mundo en el día del juicio”.[2] La perspectiva a la que exhorta el texto es a reconocer la cercanía de Dios en la persona de su Hijo (4.4), pues la unión con él es firme y más poderosa que la de su enemigo.

Las “desviaciones” de la doctrina de la encarnación divina tienden a romper con la historicidad del acontecimiento y a colocar la salvación en un plano más bien esotérico, supratemporal y ajeno a las realidades y conflictos históricos que plantean coyunturas concretas de fe y acción. El horizonte ético se presenta también como un criterio de discernimiento ante tales acechanzas (4.5). Y, finalmente, la pertenencia a Dios y la actuación directa del Espíritu permiten superar los posibles engaños (4.6a). A fin de cuentas, concluye el pasaje: “El que es de Dios nos hace caso, pero el que no es de Dios nos ignora”. Nada más contrario al espíritu de la encarnación, razón de ser de lo “navideño”, que oponerse a la inserción de Dios en la historia humana de la manera en que lo hizo, invirtiendo los valores existenciales dominantes para hacerse parte de la humanidad y así poder comprender su situación en plenitud.

En palabras de Karl Rahner, la encarnación es “el suceso más alto e irrepetible de la realización esencial del hombre”.[3] Y, como agrega Jürgen Moltmann: “En la encarnación de Dios el hombre llega definitivamente a Dios. […]. La automanifestación de Dios a todos los hombres, cumplida en grado sumo en Cristo, es ‘el objetivo de la creación’. Esto significa, en sentido exclusivo, que el hombre sólo alcanza la plenitud de su ser en el cristianismo y; en sentido inclusivo, que ser cristiano equivale a ser hombre de veras”.[4] La encarnación de Cristo es el objetivo de la creación”.



[1] César Carbullanca Núñez, “La encarnación Factor de crisis en las comunidades joánicas”, en Revista de Interpretación Bíblica Latinoamericana, núm. 59, 2008-1, www.claiweb.org/images/riblas/pdf/59.pdf.
[2] Ibíd., p. 71.
[3] Cit. por Jürgen Moltmann, “El cristiano, el hombre y el Reino de Dios”, en Selecciones de Teología, www.seleccionesdeteologia.net/selecciones/llib/vol26/103/103_moltmann.pdf.
[4] Ídem.

I Juan 4.1-6, TLA

1 Queridos hermanos, no les crean a todos los que dicen que tienen el Espíritu de Dios. Pónganlos a prueba, para ver si son lo que dicen ser. Porque el mundo está lleno de falsos profetas.
2 Ustedes pueden saber que una persona tiene el Espíritu de Dios, si reconoce que Jesucristo vino al mundo como verdadero hombre. 3 Pero si dice que esto no es cierto, es porque no tiene el Espíritu de Dios; al contrario, tiene el espíritu del Enemigo de Cristo. Ustedes ya sabían que este espíritu tenía que venir, y yo quiero decirles que ya ha llegado al mundo.

4 Hijos míos, ustedes son de Dios, y ya han vencido a esos falsos profetas, pues él permanece unido a ustedes y es más poderoso que su Enemigo. 5 Ellos son unos pecadores, y los demás pecadores de este mundo les hacen caso, porque hablan de las mismas cosas. 6 Pero nosotros pertenecemos a Dios, y podemos saber quién tiene el Espíritu que dice la verdad y quién tiene el espíritu del engaño. El que es de Dios nos hace caso, pero el que no es de Dios nos ignora.

Letra 547, 3 de diciembre de 2017

CONRAD GREBEL (1498-1526)
100 Personajes de la Reforma Protestante. México, CUPSA, 2017

Resultado de imagen para conrad grebelCofundador del movimiento anabautista de Zúrich, nacido en esa ciudad y muerto en Maienfeld. Cursó estudios humanísticos en Basilea, Viena, París, y otras universidades. En 1520 regresó a Zúrich, donde se hizo seguidor de Zwinglio. En 1522 tuvo una vivencia de conversión que lo marcó profundamente. A partir de 1523 comenzó a tener diferencias con Zwinglio a quien reprochó una errónea disposición a compromisos en la renovación eclesiástica. La ruptura definitiva con él se produjo a raíz del primer “bautismo en la fe” (21 de enero de 1525). “Zwinglio no comparte la urgencia que le proponen, y por su parte los radicales inician el 21 de enero de 1525 la Iglesia de creyentes. Esta es de asociación voluntaria, libre de nexos con el Estado y practica el bautismo consciente de creyentes, es decir, se declara contraria al paidobautismo, al bautismo de infantes. También subrayan el absoluto pacifismo que debe caracterizar a los seguidores y seguidoras de Jesús. Hacen del Sermón del Monte (Mateo, capítulos 5 al 7) norma de conducta personal y grupal, pero sin pretender imponerla por la fuerza” (Carlos Martínez García). El anabautismo se difundió rápidamente gracias a su amplia labor de predicación junto con otros colegas. Debilitado por la persecución, murió víctima de la peste.
     La disputa sobre el bautismo de niños terminó, en enero de 1526, con la defensa de dicho bautismo por parte del consejo de la ciudad y la orden a Grebel para que cesara en sus esfuerzos para organizar la iglesia. Pero ese mismo mes Grebel desobedeció el edicto, al realizar el primer bautismo de adultos en la historia moderna y al ganar convertidos en las ciudades vecinas, particularmente en Zollikon. Al otro día de los bautismos en Zúrich, Grebel, Félix Mantz y Jorge Cajacob revitalizaron al grupo de simpatizantes que tenían en ese lugar. En la semana del 22 al 29 de enero de 1525 fueron bautizadas en Zollikon 35 personas. Además, el domingo 22, o lunes 23, Grebel condujo un servicio en casa de Jacob Hottinger, durante el cual se compartió la Santa Cena. Debido a su éxito misionero fue hostigado hasta su muerte. En dos ocasiones fue encarcelado en Zúrich con penas de seis meses. Al igual que otros anabaptistas, Grebel creía que el cristiano debía vivir una vida sencilla, sin recurrir a la violencia, a pesar de la lucha surgida entre diversas facciones religiosas. Sus únicos escritos existentes son las 69 cartas preservadas en Saint Gall.
_______________________________

UNA NUEVA FE PARA UNA NUEVA ÉPOCA: LAS 95 TESIS (XIV)
Marco Antonio Coronel Ramos
Universidad de Valencia, 2017

Resultado de imagen para lutero 95 tesis75. Es un disparate pensar que las indulgencias del Papa sean tan eficaces como para que puedan absolver, para hablar de algo imposible, a un hombre que haya violado a la madre de Dios.
76. Decimos, por el contrario, que las indulgencias papales no pueden borrar el más leve de los pecados veniales, en concierne a la culpa.
77. Afirmar que si San Pedro fuese Papa hoy, no podría conceder mayores gracias, constituye una blasfemia contra San Pedro y el Papa.
78. Sostenemos, por el contrario, que el actual Papa, como cualquier otro, dispone de mayores gracias, saber: el evangelio, las virtudes espirituales, los dones de sanidad, etc., como se dice en 1a de Corintios 12.
79. Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales llamativamente erecta, equivale a la cruz de Cristo.
80. Tendrán que rendir cuenta los obispos, curas y teólogos, al permitir que charlas tales se propongan al pueblo.
81. Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al Papa, frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos.
82. Por ejemplo: ¿Por qué el Papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy apremiante necesidad de las almas, lo cual sería la más justa de todas las razones si él redime un número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica, lo cual es un motivo completamente insignificante?
83. Del mismo modo: ¿Por qué subsisten las misas y aniversarios por los difuntos y por qué el Papa no devuelve o permite retirar las fundaciones instituidas en beneficio de ellos, puesto que ya no es justo orar por los redimidos?
________________________________________________

La primera pregunta tiene que ver con los argumentos anteriores sobre la caridad y las indulgencias: por qué no se vacía el purgatorio con caridad en vez de cobrando para construir una Basílica (T82). En realidad, todo el resto de preguntas tienen que ver con el tema pecuniario: la razón de celebrar misas de sufragio por almas redimidas con indulgencias (T83); la razón por la que el impío puede redimir pena con dinero y sin conversión (T84); o por qué el dinero hace que se mantengan en vigor cánones caducados (T85). Menos conciliador con el papado será en la T86, cuando pregunta al papa por qué no construye san Pedro del Vaticano con su peculio o qué efecto tiene su perdón sobre alguien ya perdonado por efecto de la contrición (T87). Y, en cualquier caso, si las indulgencias tienen esos efectos salutíferos, que multiplique sus concesiones (T88), y que no suspendan las concedidas para incorporar otras nuevas (T89).
Todos estos argumentos trasladan el debate a lo puramente económico. En cierto modo, Lutero trata de dulcificar el ataque a la figura del papa con su T91, en la que vuelve a pedir que se prediquen conforme a su intención, en la creencia en que, si así fuera, las preguntas formuladas holgarían. Las T86-86 serán, por ello, un toque de atención para el papa tome conciencia de una realidad en la que el afán de lucro se conjuga con la mentira con un afán meramente recaudatorio. Lo dirá en su madurez en Contra los 32 artículos de los teologastros de Lovaina refiriéndose a las misas en sufragio, citadas en la T83: “Es herético y blasfemo ofrecer misas por lo difuntos, y está mintiendo soberanamente el charco de los de Lovaina cuando afirma que fue algo instituido por Cristo”.
____________________________________

ADVIENTO: ESPERANZA QUE TRANSFORMA
Harold Segura

Resultado de imagen para harold segura advientoSon numerosas y diversas las comunidades de fe que celebran la temporada de Adviento y que acogen en su liturgia dominical y en sus disciplinas espirituales diarias lo que se conoce como el Año litúrgico: presbiterianas, anglicanas, metodistas, Iglesia católica, luteranas, reformadas, algunas bautistas y otras más. Por cierto, con el Adviento se inicia el Año litúrgico.
Pero, ¿qué es el Adviento? La palabra proviene del latín y significa “venida”. La expresión completa es Adventus Redemptoris que significa la “venida del Redentor”. Es un tiempo de preparación para la celebración de la Navidad.
El Adviento tiene una historia de muchos siglos. Según algunos historiadores su práctica se inició entre el siglo IV y V; pertenece a la tradición del cristianismo histórico. Los cristianos y cristianas de esas épocas se preparaban con anticipación para la celebración de la Navidad que era, y sigue siendo, una de las fiestas de mayor jerarquía dentro del calendario cristiano. Se preparaban orando, leyendo las Escrituras, participando en las celebraciones de la iglesia, ayunando y atendiendo con espíritu de solidaridad a los pobres y necesitados.
____________________________________

MARÍA, MADRE EN CIRCUNSTANCIAS DIFÍCILES
Margot Kässmann

María representa la madre solícita por antonomasia. Acepta su embarazo, a pesar de no haberlo planificado ella. Acompaña a su hijo hasta el último momento, hasta su amargo final: está al pie de la cruz cuando él muere. De ninguna otra figura bíblica, fuera de Jesús, tenemos tantas imágenes e representaciones. Abarcan desde el momento en que como joven madre sostiene al bebé en sus brazos —símbolo central del amor materno—, hasta sus representaciones como Pietá: la madre sentada que sostiene en sus brazos y regazo el cuerpo del hijo muerto. Ambas imágenes simbolizan, respectivamente, el amor y el dolor maternos.
Si nos remontamos a la historia bíblica, María es ante todo una mujer joven que antes de contraer matrimonio se queda embarazada. En el Evangelio de Mateo, la genealogía de Jesús sigue la línea de los ascendientes de José; sin embargo, Mateo señala expresamente que, «antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo». A su vez, en el Evangelio de Lucas, María misma se pregunta: “¿Cómo será eso, pues no conozco varón?”. En cualquier caso, en Lucas se dice también que José viajó «con su esposa María, que estaba encinta», a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea...
¿Cómo entender todos estos datos? Desde hace siglos se ha planteado la pregunta de si José fue el padre biológico de Jesús. Desde mi fe, esta es para mí una pregunta de segundo orden. El punto realmente decisivo de la fe cristiana es que Dios resucitó a Jesús de entre los muertos. Sólo a partir de Pascua —es decir, mirando la vida de Jesús retrospectivamente— cobra interés también el tema de su nacimiento. La madre que dio a luz a Jesús era una mujer joven, llamada María. En un pasaje, al que se recurre a menudo cuando se habla del nacimiento de Jesús, Mateo (1.23) cita una profecía de Isaías (7.14), que en su versión griega utiliza el término parthenos, es decir, “virgen”. En el texto hebreo de Isaías encontramos en este pasaje el término ‘almah, que significa “mujer joven” en general. El tema de la virginidad corporal de María se incorporó tardíamente a las tradiciones del Nuevo Testamento. La idea del nacimiento virginal en sentido corporal era extraña al mundo religioso judío. En los ambientes griegos y egipcios había sido utilizada a veces en la poesía épica.
Es posible que la fijación en la virginidad corporal provocase también un desplazamiento en la imagen de la mujer que sería difícil de justificar desde un punto de vista estrictamente bíblico. A la figura de una “Eva pecadora” se contrapone entonces la figura de una “María santa”. De alguna manera, la historia de la hostilidad contra la sexualidad y de la opresión de las mujeres se orientó también según una falsa idea de la virginidad. En la Biblia, la sexualidad no es vista como un pecado, sino como un don de Dios. Se convierte en pecado cuando por causa de ella otros se ven ofendidos en su dignidad o son tratados irresponsablemente.
María era una mujer joven que de manera singular se convirtió en madre del Hijo de Dios. ¿No podemos dejar que esto continúe siendo un misterio de la fe? María era una mujer joven, y era virgen en el sentido de que estaba abierta a Dios, al Espíritu Santo de Dios.

Actividades

OREMOS POR EL NUEVO PROYECTO DE LA IGLESIA

 ***

CULTO DE ORACIÓN Y ESTUDIO
Martes 5 de diciembre, 19 hrs.
Modera: A.I. Lauro Adame B.

Llamamiento: Isaías 12
Oración de ofrecimiento
Himno: “Cerca de ti, Señor” (314)
Círculo de oración y testimonios
Lectura bíblica: Ezequiel 13.1-16
Tema: Contra los falsos profetas
Himno: “Lugar hay donde descansar” (338)
Ofertorio
Bendición pastoral

JUICIO DE LOS PROFETAS FALSOS
Julio Lamelas Míguez

El capítulo 13, considerado unitario y genuino del profeta, presenta un importante discurso contra los falsos profetas (Ez 13.1-16) y las profetisas o adivinas (Ez 13.17-23); está introducido por dos lamentaciones (Ez 13,3.18) y dividido en cuatro partes, con la estructura de un oráculo de condenación compuesto por los siguientes elementos: a) motivación o acusación (Ez 13.5.10-13.14-17.18. 19); b) condena introducida por la partícula laken = por eso (Ez 13.8, 13, 20, 23); c) y la conclusión en forma de fórmula de reconocimiento (Ez 13.9, 14, 21, 23). En Ez 13 se descubre la fuerza pastoral-profética del sacerdote que tiene que luchar, además de contra la indolencia de su pueblo, contra tantas insinuaciones falsas y mentirosas con las que en nombre de la misma religión se frena la escucha sincera de la verdadera palabra de Dios. Se trata para el profeta de una situación de tormento escatológico: el momento final, en efecto, es descrito como un período de extrema confusión religiosa, provocado por los falsos profetas. A éstos y también a las profetisas se los denuncia porque tienen visiones vanas y pronuncian oráculos mentirosos (Ez 13.3.6-9), prometen falsamente la paz (Ez 13.10), engañan a la gente con sus adivinaciones (Ez 13.8-11) y afligen a los buenos confortando a los malos e impíos (Ez 13.22).

En las dos acusaciones dirigidas contra los falsos profetas se utilizan dos interesantes metáforas: son zorras o chacales entre ruinas, porque así como las zorras en las ruinas encuentran infinitos y maravillosos escondrijos, estos profetas tienen como lugar de su actividad las ruinas materiales y espirituales del pueblo que se siente abandonado de Dios. La otra imagen es la de la pared o muro que amenaza con caerse.
_______________________________________

PRÓXIMAS ACTIVIDADES


16 – Obra de teatro / Cena de Navidad

"Conocer el amor de Dios superior a todo conocimiento": un Dios totalmente entregado, L. Cervantes-O.


3 de diciembre de 2017

Le pido a Dios que ustedes puedan conocer ese amor, que es más grande de lo que podemos entender, para que reciban todo lo que Dios tiene para darles.
Efesios 3.19, Traducción en Lenguaje Actual

El amor de Dios manifestado en la encarnación
Pocos aspectos relacionados con la fe en Jesucristo como los relacionados con lo que ahora se conoce como doctrina de la encarnación. El apóstol San Pablo, quien nunca entra en detalles sobre los acontecimientos “navideños”, describe teológicamente ese proceso como algo acontecido desde el interior de Dios en su auto-manifestación a los seres humanos. Quizá la cita más famosa al respecto sea Gálatas 4.4 en donde ubica el nacimiento de Jesucristo en el mundo como acontecimiento magno y central para la historia de la salvación.

“Pablo escribe esta súplica de rodillas, en actitud de profunda adoración. Su plegaria es rica y densa de significado y, quizás por eso, difícil de traducir. Pablo pide por los efesios, pero parece como si tuviera delante a toda la familia humana, en su múltiple pluralidad de comunidades, de religiones, de culturas, de naciones” (La Biblia de Nuestro Pueblo. Biblia del Peregrino).

Con un sugerente juego de palabras, el apóstol dice que la identidad de Dios como Padre —pater, en griego–, es la raíz última que fundamenta y sostiene y “de quien procede toda paternidad” —patriá en griego— “en el cielo y en la tierra” (15). Pablo invoca en su plegaria a las tres personas divinas, lo que sugiere el reconocimiento de la participación activa de cada una en el “pacto interno” de la Trinidad para acometer la tarea de la redención. “Al Padre, que ha convocado a los efesios a formar una “patria” cristiana o Iglesia doméstica. Al Espíritu, que la robustece y fortalece internamente (16), en referencia a esa dimensión interior de nosotros mismos que se va renovando día a día y logra que por la fe y el amor que Cristo ‘habite en sus corazones’”.

La encarnación como entrega completa de Dios
Esta colaboración, según explica el apóstol, “entre las tres personas divinas y la respuesta de la fe y el amor vivida en comunión cristiana nos llevarán a ‘comprender, junto con todos los consagrados” (18) aquello que san Pablo expresa con una fórmula tan evocativa como enigmática para los lectores de hoy (18).

“¿Es el plan universal de salvación de Dios? ¿Es la cruz de Cristo, vértice del universo simbolizado en sus cuatro dimensiones?”. Pablo responde sin dejar margen a dudas: “Sólo la experiencia del amor que Cristo nos tiene puede llenar al hombre, porque su amor revela el amor de Dios”: Estamos ante una gran paradoja: “llenarse del que llena, abarca y desborda todo”. Esta primera parte de la carta concluye con una expresión de alabanza a Dios, tributada por la Iglesia y encabezada por Cristo.


La encarnación del Dios Padre representó el esfuerzo de entrega que hizo para, estando presente en el mundo, en la figura de su Hijo, conseguir los beneficios de la salvación obrada por Él a través de su Espíritu. La encarnación lleva a cabo, de manera permanente el acto de entrega de Dios para sus criaturas. Por ello el apóstol de los gentiles celebra líricamente ese gran logro: “¡Ni siquiera podemos imaginar lo que Dios puede hacer para ayudarnos con su poder!” (20). El conocimiento que permite y promueve la fe es una de las consecuencias de la obra de Dios en la mente y en el corazón de cada persona redimida.